Plantas compactas y piloto

Gracias a nuestra experiencia y a nuestra versatilidad, podemos proveer a nuestros clientes de las plantas de tratamiento de aguas con las tecnologías más innovadoras y eficientes del mercado. Estas pueden ser plantas piloto o plantas compactas.
Las plantas piloto se utilizan para la realización de pruebas del funcionamiento de un tratamiento específico. Los resultados obtenidos en estas plantas piloto, pueden ser extrapolados a escalas mayores, lo que permite conocer de antemano las condiciones de operación del mismo tratamiento con mayores dimensiones y caudal a tratar.
Las plantas compactas, sin embargo, son instalaciones que permiten realizar el tratamiento de aguas contaminadas para mejorar las condiciones de vertido, siempre de manera económica, automatizada y obteniendo los mejores resultados. El tratamiento de aguas industriales, la reutilización y el tratamiento de aguas domésticas para pequeñas poblaciones son algunas de las posibles aplicaciones de este tipo de plantas.
Estas plantas son modulares y pueden ir contenerizadas o no, dependiendo de las necesidades del cliente.

Plantas para Desmineralización (DM)

En muchas aplicaciones, la calidad del agua requerida debe ser pura. Para ello, es necesario llevar a cabo una desmineralización, proceso que se basa en la eliminación de iones inorgánicos (calcio y magnesio principalmente) presentes en el influente para obtener una alta calidad en el agua tratada.
Para alcanzar este objetivo, nuestras plantas llevan a cabo un tratamiento del agua a través de resinas de intercambio iónico, que absorben y acumulan los iones contenidos incluso en las soluciones más diluidas.
Una vez que la calidad alcanzada en el efluente no es la adecuada, el sistema automático de limpieza regenera las resinas mediante disoluciones ácidas y básicas para cumplir con las especificaciones marcadas por el cliente.

Plantas de Ultrafiltración (UF)

Las plantas UF fabricadas por Keiken Engineering son capaces de asegurar la eliminación de contaminantes del orden de compuestos orgánicos, virus, coloides y bacterias. Ello es gracias a la utilización de membranas con una luz de paso de entre 0,1 y 0,01 micras, que determinan la denominación de este proceso de separación física.
Podemos garantizar un agua de calidad para diferentes usos (reutilización, pretratamiento de ósmosis inversa, etc.), estabilidad en el permeado, bajos requerimientos de espacio y modularidad.
Además, nuestras plantas vienen equipadas con equipos de lavado de membranas automáticos, que permiten trabajar siempre en las mejores condiciones de operación requeridas por el proceso.